Trabajar en la Unión Europea

¿Qué debo hacer si quiero trabajar en la Unión Europea?

Una de las grandes ventajas de nuestro tiempo es la facilidad y comodidad de los desplazamientos. El freelancing ha existido desde siempre, pero no podemos negar el hecho de que ahora es más sencillo, más efectivo y, en definitiva, mejor. Ya es muy común encontrarse con trabajadores nómadas, especialmente aquellos que fundamentan su actividad en los negocios digitales.

Por ello no es de extrañar que cada vez más países y entidades supranacionales como la Unión Europea decidan facilitar los trámites a quienes apuestan por esta modalidad de trabajo.

¿Cómo debes tributar si estás teletrabajando en otro país?

Uno de los requisitos para quienes trabajan fuera de España -pero dentro de la Unión- es el certificado A1. Este documento deja constancia del lugar donde trabaja el empleado y es obligatorio para desarrollar la actividad profesional en cualquier país de la Unión Europea, a excepción de Reino Unido y Dinamarca. Además de este tipo de certificado es necesario aclarar algunos puntos para aquellas personas que quieran trabajar en cualquier país miembro.

En primer lugar, los empleados deben someterse a la legislación del país donde pretenden trabajar. Es decir, no podrán seguir con los ritmos de trabajo ni costumbres derivadas de su país de origen. La empresa también deberá adecuar las condiciones sustanciales de trabajo a la legalidad vigente del lugar de destino.

¿Cómo tramitar la residencia para un trabajador desplazado?

Puede ocurrir que un empleado, ya sea por elección propia o características del puesto, deba permanecer varios meses viajando entre países de la Unión. En tal supuesto, prevalecerá la legalidad del primero de los países, teniendo en cuenta que la duración de ese trabajo en el primer estado no puede ser superior a 24 meses y que no se pueden “encadenar” desplazamientos. Este mecanismo sirve para proteger al empleado de los riesgos derivados de la temporalidad. Un ejemplo muy similar lo podemos encontrar en el propio Estatuto de los Trabajadores, que prohíbe estrictamente el desplazamiento geográfico de trabajadores “en cadena”.

¿Qué ocurre si la actividad sustancial del empleado no tiene un punto fijo en el mapa? En este caso, deberá someterse a la legislación del Estado donde se encuentre su sede o el domicilio de la empresa o empleador, en el caso de que esté contratado por estos. Subsidiariamente, será el del Estado original (cuando concurran tres o más empleadores o cuando la empresa o la persona al cargo pertenezcan a un país fuera de la UE).

Finalmente, a los trabajadores por cuenta ajena se les aplicará la legislación española si tienen su residencia habitual en España y ejercen una parte de su actividad sustancial en el país. En caso de que esto no ocurra, deberá justificar que existe una relación entre sus desplazamientos y España, ya sea porque trabaja para una empresa originaria de aquí, para una española y otra de otro estado miembro etc.

El caso de los autónomos

Los autónomos son, sin duda, los trabajadores que más facilidades tienen a la hora de trabajar: no deben disponer de un horario fijo y la mayoría podría desempeñar sus funciones desde cualquier parte del mundo, por lo que es muy común que se trasladen entre puntos geográficos con frecuencia por motivos laborales.

En España, para que un autónomo pueda desarrollar su trayectoria profesional fuera de nuestras fronteras y conforme a la ley, se le exige un mínimo de dos meses de cotización a la Seguridad Social española. Podrán permanecer por periodos ilimitados de 12 meses, pero deberá mantener su residencia en España y ejercer una parte importante de su trabajo en nuestro país. En el caso de no residir en España, debe tener aquí, por ejemplo, un centro logístico o una agencia de representación (para el caso de los artistas). Le será obligatorio, además, realizar la misma actividad en España que en los otros países que justifique la movilidad a otro u otros países miembros.

Si tienes previsto un desplazamiento de trabajadores o trasladar tu actividad como autónomo a otro país de la Unión Europea te recomendamos encarecidamente que cuentes con la ayuda de un profesional experto en movilidad internacional. Podemos ayudarte, llámanos.