Subcontratación en Francia

Subcontratación en el sector de la construcción en Francia: ¿cuáles son las diferentes figuras?

Entre las distintas situaciones que podrían darse en cuanto al desplazamiento de trabajadores, una de las más complejas es la producida dentro del marco de una subcontratación de obras  y servicios, puesto que intervienen una pluralidad de sujetos y, por tanto, de responsabilidades distintas, no sólo en lo que atañe al resultado de la prestación de servicios, sino en cuanto a garantías en el cumplimiento de la legislación en materia laboral, seguridad y salud en el trabajo y de S.S. se refiere.

Así, en Francia, nos podemos encontrar, entre otras muchas, con las siguientes figuras:

  • El “donneur d’ordre”: aquella persona (física o jurídica, pública o privada) que ordena o encarga, a otra empresa, la realización de un determinado trabajo. Es una figura compleja, difícil de determinar, ya que en una cadena de subcontratación existen tantos donneurs d’ordre como niveles de contratación (en este caso, se podría traducir como “contratista” o “comitente”), pero, sin embargo, la legislación francesa lo suele situar también en la cabeza de la pirámide, como contratista principal. Por lo tanto, habrá que estarse al caso concreto para determinarse si esta figura es la contratista principal dentro de una cadena de contratas y subcontratas, o si se trata de aquel que subcontrata, dentro de uno de los eslabones de esa cadena. La diferencia es crucial a la hora de determinar las distintas responsabilidades que le corresponden a cada interviniente.
  • El “maître d’ouvrage”: al contrario que lo que ocurre con el donneur d’ordre, esta persona (física o jurídica, pública o privada) sí está claramente situada en la cúspide de la cadena de subcontratación, puesto que puede equiparse a la figura del cliente principal, puesto es quien toma la iniciativa en la prestación de servicios de la que se deriva el engranaje de contratas y subcontratas y suele ser el destinatario final de la misma (de hecho, puede revestir un carácter profesional o tratarse de un particular). Podría asimilarse, en España, con la figura del “promotor”.
  • El “maître d’œuvre”: aquella designada por el maître d’ouvrage para realizar funciones de diseño, dirección o control de la obra, pudiendo tratarse, por tanto, de una consultoría o de un arquitecto. En España, asumiría el concepto de “dirección facultativa”.
  • “L’entreprise générale”: se asemeja a la figura española del “contratista o empresario principal”: sería el que recibe el encargo del promotor para completar el trabajo contratado, aportando medios, tanto humanos como materiales, propios o ajenos, necesarios para ejecutar la totalidad del proyecto.
  • El “sous-traitant” o “subcontratista”: aquella persona contratada por la entreprise générale para ejecutar todo o parte del trabajo que la misma tiene contratado. Asimismo, esta figura es cualquier empresa a la que un contratista o un donneur d’ordre (entendido aquí como “comitente”) encarga partes o unidades de obra a otra subcontratista, con sujeción al proyecto.

Es indispensable conocer estas diferentes formas de participación en un contrato de ejecución de una obra en Francia para asegurarse de las responsabilidades mercantiles, laborales, fiscales y de seguridad y garantías que cada una conlleva.