Cambio regulación laboral Brexit

¿Cómo afectará el Brexit a los trabajadores desplazados?

Reino Unido permitía, desde 1973, la libre circulación de trabajadores y por ende, debían aplicarse las interpretaciones de la normativa laboral del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y los acuerdos adoptados mediante las directivas. Pero desde el 31 de diciembre de 2020, la situación ha cambiado para aquellos que trabajen en el país.

En un primer momento, se barajó la posibilidad de no negociar ningún acuerdo con el Reino Unido, por lo que los trabajadores desplazados perderían el derecho a entrar y permanecer tres meses sin necesidad de demostrar actividad profesional; además de los permisos de residencia derivados de las estancias mayores a cinco años. También se extinguirían otros derechos más delicados como la garantía de aplicación de las mismas condiciones a los trabajadores desplazados como a los locales, algo que la directiva 957/2018 modificó en favor de los primeros y que con la salida de Reino Unido ya no sería de aplicación.

No obstante, la situación mejoró notablemente cuando Reino Unido mostró su disposición a llegar a un acuerdo bilateral con la Unión Europea tal y como han hecho otros países en su momento (entre ellos Islandia, Liechtenstein o Noruega). Las ventajas pesaban sobre los inconvenientes, puesto que si Reino Unido hubiese optado por cortar de raíz la relación que mantenía con la Unión Europea se habrían perdido todos los derechos adquiridos de pertenencia y se trataría a los británicos como ciudadanos extranjeros; con las implicaciones socioeconómicas y laborales que conlleva un desplazamiento de trabajadores no europeos a un país dentro de la UE.

Finalmente, y en tiempo de descuento, la Unión Europea llegó a un consenso con Reino Unido que permite extender y canalizar las medidas de adaptación del Acuerdo de retirada de Reino Unido hasta el 1 de febrero de 2020, fecha en la que Reino Unido pasará a ser considerado tercer país. La trasposición de esta directiva 96/71/CE, de 16 de diciembre (que es de aplicación desde el día 1 de enero de 2021) establece que Reino Unido y Gibraltar deberán seguir respetando los derechos originales de los trabajadores desplazados como se venía haciendo hasta el momento. La directiva es mucho más laxa con las empresas británicas establecidas en España, y les permite continuar con su actividad hasta el 31 de diciembre de 2021.

En consecuencia, el pasado 1 de enero fue la fecha límite para residir en España sin visado y/o autorización de residencia o trabajo, tal y como prevé la normativa de extranjería en España. Esta exigencia se aprueba sin perjuicio de los futuros acuerdos bilaterales que pueda firmar el Reino Unido con el resto de los países miembros.

¿Un paso hacia atrás?

Lo cierto es que el Brexit se ha convertido en el caldo de cultivo para frenar el desplazamiento de trabajadores entre España y Reino Unido. Si bien es cierto que bajo las circunstancias correctas podría efectuarse será tan complicado como desplazar un trabajador turco o islandés a España puesto que como se ha señalado anteriormente, desde el 1 de febrero, prevalecerán los criterios de extranjería propios de cada estado miembro.

¿Es el teletrabajo una opción válida para los empleados que residen en el extranjero?

La directiva 957/2018, busca la igualdad entre trabajadores y cuida especialmente de aquellos trabajadores temporales originarios de otros estados miembros cuyas cargas impositivas son menores, y por tanto suponen un aliciente a la contratación de mano de obra extranjera. El Brexit no solo dificulta esta aplicación, sino que llega en un momento crítico para el desplazamiento de trabajadores. La pandemia producida por la crisis del covid ha obligado a muchas empresas a evitar los desplazamientos de trabajadores o a reducirlos drásticamente, minando la red de contratación de la Unión Europea y calando severamente entre los países que más trabajadores desplazan a Reino Unido.

Desde Roales Nieto, recomendamos encarecidamente a empleados y empleadores que pidan ayuda a un equipo profesional experto en movilidad internacional si desean desplazar a trabajadores a Reino Unido y/o Gibraltar por un periodo superior a tres meses, gestionar una residencia o un permiso de trabajo. Si quiere resolver dudas acerca de un procedimiento relacionado con este tema, contáctenos.